Carta a todas tus catástrofes

 

Un problema del que pocos hablan, una enfermedad tan actual y mortífera como las mas sonadas. Quizás no nos demos cuenta del poder de nuestra mente ni del daño que ejercen las palabras. La sociedad no contribuye en absoluto en la mejora de estas enfermedades pero nosotros tampoco aportamos nada.

Probablemente no te des cuenta hasta que te toque vivirlo en tus propias carnes o en unas tan cercanas que son casi prolongación de las tuyas.

¿Cómo funciona el cerebro de una persona para crear tal “desilusión óptica”?

Ojalá pudieras verte con mis ojos por un momento y entenderías que eres perfecta tal y como eres. No te hace falta perder nada, modificar tu cuerpo. Porque es precioso así. Bueno, rectifico, lo era. Ahora está consumido y yo me tengo que resignar a ver arder una hoguera sabiendo que tarde o temprano se va a extinguir y de los troncos solo quedarán cenizas.

¿Conoces la impotencia de no poder ayudar a alguien aunque fuera lo que mas quisieras hacer en el mundo? El poder para apagar ese fuego, que se ha convertido en un incendio dañino, solo lo tiene la persona misma. Me limito a no aumentarlo y a no quemarme yo, porque se supone que tenías que ser una hoguera cálida para mí pero se convirtió en lo contrario.

Es un caso de muchos que hay alrededor del mundo que no hablan de ello, que nadie escucha sus gritos de ayuda. Al revés, ensalzan esos comportamientos como si fueran una aspiración a conseguir para resaltar en este mundo.

Este mundo que me produce más repulsión cada día, que me ha dado donde más me dolía: ha transformado la hoguera que me daba vida en algo que ahora lastima.

Las personas son frágiles, algún día quizás nos concienciemos de que no se puede jugar con la autoestima de los demás. Tal vez cuando les toque vivirlo como me ha tocado a mi. Muchos sois culpables de asesinato sin siquiera sentir culpabilidad.

Aún estás a tiempo de apagar el incendio, aunque no volverás a ser la misma, pero me basta con saber que seguirás viva. Me limito a esperar que encuentres la salida.

Al resto de personas que también ‘gritan’ sin ser escuchadas, apagad las llamas antes de que lo que creíais controlado lo arrase todo a su paso.

 

 

PD: En el apartado de música hoy voy a dejar dos canciones con interpretaciones personales para la situación, quizás habrá otras mas concretas o más típicas pero estas reflejan mejor mi sentir al respecto.

A veces las peores luchas están en nuestra cabeza y parecen gigantes que nos hacen sentir frágiles, pero no por ello dejamos de enfrentarlos.

“En un mundo descomunal
Siento mi fragilidad
Vaya pesadilla
Corriendo
Con una bestia detrás
[…]
Me da miedo la enormidad
Donde nadie oye mi voz.
[…]
No se contra quien voy
O ¿es que acaso hay alguien más aquí?
Deja que pasemos sin miedo.”

 

Tenía en mente una canción bastante más ‘oscura’ pero siempre me gusta ver algo de ‘luz’ hasta en las peores situaciones. Además, el título de esta canción ha inspirado esta ”carta”.

Sigo luchando por encontrar el núcleo del error para apagar tu incendio.

“Vamos a localizar el núcleo del error
para estudiar su forma exacta y su composición.
Vamos a saber su origen y su relación
con la suma de las partes y su imperfección.

Para saber por dónde es frágil[…]

No me veas tan iluso, será un éxito absoluto[…]

Cuenta a todos que lo sabes
cuando incendias sin querer,
sabes que alguien más se rompe,
sabes que todo lo rompes.

Vamos a localizarte …”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s