Aventura en el Caribe

¡Ya he vuelto!

Ha pasado tiempo desde mi última entrada, pero como ya mencioné en las anteriores, he estado ‘aventureando’.

 

En este caso he estado una temporada viviendo en un pequeño pueblo del Caribe, en República Dominicana. La pregunta mas común era: “¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?” ya que no era precisamente la zona turística del país. La respuesta era: voluntariado. Mis creencias y mi espíritu nómada me llevaron a esta gran aventura con fines altruistas. Aparte de mi objetivo principal también pude conocer un poco de este hermoso país además de estar inmersa en su cultura ya que, aunque al principio me hospedó una persona que conocía de antes, las últimas semanas estuve en casa de una familia dominicana.

Todos los comienzos son duros y hubo bastantes pruebas a lo largo del viaje: era un lugar mas bien pobre así que de comodidades europeas olvídate, enfermé (nada grave), mosquitos…entre otras. Pero realmente he disfrutado muchísimo y eso compensa todo lo demás.

He formado una familia en la otra punta del mundo, que estoy extrañando bastante a la vuelta, pero nos volveremos a ver. Cuando se crean lazos, permanecen y la vida se encarga de que los vuelvas a encontrar.

Estas personas me han enseñado muchísimas cosas y han reforzado otras que ya sabía: no hace falta tener mucho para ser feliz, disfruta de las pequeñas cosas de cada día, la tranquilidad es algo valioso que está en tu mano tenerla, una sonrisa te puede abrir muchas puertas, como tú hagas así recibirás luego y un largo etc.

Respecto al país: tiene vegetación, agua y paisajes en cada rincón. Las playas no las he probado demasiado, pero los ríos y cascadas son increíbles: aguas azul verdoso, temperatura buena y rodeados de vegetación tropical. He visitados sitios menos turísticos pero que son auténticas joyas: en mis viajes me gusta descubrir lugares menos visitados.

  • Hice una excursión organizada: sale más barata si la haces en grupo (con otros turistas) y organizada por gente local que sean de fiar más que por empresas turísticas extranjeras.

La fauna mayormente son pájaros y lagartos. Los colibrís son preciosos aunque no me  dio tiempo a capturarlos en una fotografía.

Lagarto
Típico lagarto.

Vayas adónde vayas las personas son amables y siempre están alegres. Les encanta tener música todo el tiempo de fondo (no soy muy amante de la música latina pero en esos ambientes apetece escuchar bachatas y merengues). Eso sí, los turistas tenemos que andar con ojo con el tema de la delincuencia aunque yo no tuve ningún problema.

Los haitianos son personas buenas y normalmente tímidas ya que son inmigrantes. Tuve la oportunidad de aprender un poco de Kreyòl (criollo haitiano) y comunicarme con ellos. Es una cultura totalmente distinta aunque estén en la otra mitad de la isla. Para los que les guste conocer algo diferente, es bastante interesante investigar estas otras costumbres caribeñas.

La gastronomía principalmente es: arroz con habichuelas, plátano frito, pollo frito y carne de res que solo un auténtico dominicano podría preparar que saliera blanda. También sancochan (hierven): yuca, ñame, buen pan y plátano. Estos lo comen junto con salami o huevo.

  • Su sazón particular del país: condimentan las comidas con una vinagreta de manzana hecha con orégano, ají, tomillo, ajo…y algunas cosas más.
  • La fruta es increíble, nada que ver con lo que hayas probado antes. Comer lechosas (papayas) es algo “obligatorio”.

    Papaya
    Lechosa comprada a vendedores locales.

Los puestos de artesanía haitiana son bonitos de ver, además me hizo descubrir el larimar. Es una piedra preciosa únicamente de República Dominicana de color azul verdoso.

  • Mi recomendación para los que quieran comprar larimar: en lugares menos turísticos se vende y a un precio muy ecónomico.

    Larimar
    Collar de Larimar.

Finalmente, en mis planes está volver a este país en un futuro y a las personas aventureras que quieran visitarlo les recomiendo hacerlo pero inmersos en la cultura. Si buscas solo relajarte en la playa, ve a un resort pero si quieres conocer más a fondo el caribe: atrévete a descubrir zonas menos turísticas (pero asegurándote de que sean seguras), relacionate con los lugareños y vive un poco más como ellos aunque sea menos cómodo. Te enseñarán muchas cosas.

Recuerda, las experiencias vividas son un tesoro que nadie te puede robar.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Hoy para la ocasión uso ritmos latinos para cerrar esta entrada: una canción que tiene significado para mí ya que fue mi primer baile en el país con una persona que ha cuidado mucho de mí durante la estancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s